Errores más habituales de los profesores

Te encanta ser profesor. De hecho, es posible que desde que fuiste estudiante sabías que querías dedicarte a esta profesión tan enriquecedora, y ahora que lo has conseguido intentas mejorar en todos los aspectos posibles, poco a poco. Si este es tu caso, podrían ayudarte los consejos que destacamos a continuación.

Hemos reunido un número de los errores más habituales de los profesores, y los hemos convertido en una lista que te podría ayudar a detectar si estás cometiendo uno de ellos. Además, no sólo te contamos los errores más habituales de los profesores, sino que también te decimos cómo solucionarlos.

Cuáles son los errores más habituales de los profesores

¿Cuáles son los errores más habituales de los profesores?

1. No motivar a todos los estudiantes a participar

Un buen profesor conoce el nombre de cada uno de sus alumnos y quiere que cada uno participe en clase. El profesor deberá descubrir qué tipo de actividades lleva a absolutamente todos los alumnos a participar. Además, pensará en actividades muy variadas, pues los niños tienen diferentes gustos y es importante que las diferentes actividades en clase respeten esta variedad de gustos.

2. No organizarse bien

Un profesor debería anotar todo. La fecha en la que sus estudiantes deberán entregar los deberes o realizar exámenes, las fechas en las que ha enseñado determinados temas en clase, y cualquier otro dato relacionado con sus clases que le ayudará a estar al día y a sacar el máximo provecho de cada una de sus clases.

3. Sentarse

No hay ningún inconveniente en utilizar la silla cuando los estudiantes estén realizando un examen o haciendo un ejercicio en clase (manteniéndose, sin embargo, alerta por si algún estudiante tiene una duda), pero es importante estar de pie cuando estemos dando una lección, e incluso movernos. Estos sencillos consejos motivarán a tus estudiantes a prestarte atención.

4. Olvidar la importancia de la comunicación no verbal

Tener una postura que refleje nuestra propia seguridad como profesores y mantener el contacto visual con nuestros estudiantes son dos pasos que nos ayudarán a ser mejores profesores, a enseñar mejor y a motivar los alumnos a prestarnos atención, tener respeto por nosotros y confiar en nuestro papel como profesor.

5. No ser lo suficientemente firme

Si desde hace dos semanas hemos dicho en clase que el martes 18 habrá examen, los estudiantes habrán estudiado con suficiente antelación para prepararse para ese examen. Han actuado de acuerdo a las expectativas mencionadas en clase y es importante que el profesor también cumpla con su obligación. De esta manera será mucho más fácil enseñar la importancia de estudiar con antelación, y de ser responsables.

6. No demostrar la misma dedicación que emplean los estudiantes

Si los alumnos han estudiado desde el primer día y han entregado el mejor examen posible, es importante que el profesor muestre la misma dedicación a la hora de corregir los exámenes cuanto antes. De la misma manera, si los estudiantes han preparado los deberes con el objetivo de entregarlos en el día que el profesor pidió tenerlos en clase, el profesor deberá recogerlos ese día.

7. Olvidar la importancia de las nuevas tecnologías

Ahora que es más importante que nunca desenvolvernos bien en Internet, es esencial que los profesores acostumbren a sus alumnos a usar las nuevas tecnologías incluso para sus clases. Es un acierto crear un blog en el que mantener informados a los estudiantes sobre fechas importantes de deberes y exámenes porque, si un alumno tiene alguna duda sobre las actividades de clase o si está enfermo y quiere saber qué ejercicios debe entregar cuando vuelva, estará informado al encontrar en el blog todos los datos que necesite. El profesor también podría crear una cuenta de Facebook específicamente para su clase.

Deja un comentario