Fábulas para niños

Las fábulas destacan por transmitir enseñanzas tan importantes que, aunque la mayoría de ellas fueron escritas hace siglos, actualmente siguen siendo imprescindibles en el día a día. Por ello, Mundo Primaria te presenta sus fábulas para niños, adaptaciones de las famosas fábulas de Esopo, las fábulas de Samaniego y las fábulas de La Fontaine, además de fábulas mexicanas, chinas y de otros lugares, reuniendo de esta manera conocimiento cultural de alrededor del mundo.


Importantes moralejas en las fábulas para niños

Las fábulas para niños que te presenta Mundo Primaria están escritas de forma que los más pequeños puedan leerlas sin ningún problema y, lo más importante, comprendan y asimilen las importantes enseñanzas sobre la vida que éstas transmiten.
La presentación de situaciones en las que los protagonistas son animales principalmente, hace que los relatos contenidos en las fábulas para niños sean de gran interés para éstos. Además, simplifican y ejemplifican momentos de la vida cotidiana en los que los niños podrían encontrarse, haciéndolo de una forma divertida y atractiva para ellos. Sin duda estas fábulas cortas para niños son un recurso educativo de lo más poderoso.

cuentos-fabulas-para-nino

Se debe tener en cuenta que, desde el principio, la función de las fábulas ha sido enseñar a los más pequeños pautas de comportamiento adecuadas, criticando actitudes incorrectas. Por ello, las fábulas para niños siguen siendo una herramienta didáctica completamente útil.
Mientras el niño o niña disfruta de una historia divertida, en muchas ocasiones llegando a cómica, está aprendiendo valores éticos y morales gracias a las moralejas, implícitas o explícitas, de las fábulas.

El proceso de socialización

Mundo Primaria ha hecho una selección especial de las fábulas infantiles más significativas, que ayudarán al niño o niña en su desarrollo como persona y con su entorno, es decir, en su proceso de socialización. Cabe destacar que éste es un proceso que se da a lo largo de toda la vida, pero que en los primeros años, cuando se está desarrollando el carácter propio de cada persona, cuando sentar unas bases morales y éticas es realmente importante, ya que éstas guiarán la forma de actuar ante distintas situaciones durante el resto de la vida del niño.