Cuento El soldadito de plomo para primaria

Selecciona cómo quieres disfrutar de este cuento

Conoce algunos datos sobre el cuento de El soldadito de plomo

cuento el soldadito de plomo

El cuento de El soldadito de plomo es un cuento de hadas escrito por el escritor danés Hans Christian Andersen.

El cuento de El soldadito de plomo narra la historia de un soldado de plomo que forma parte de los muchos juguetes de un niño. Sin embargo, este soldado es diferente al resto de soldados de plomo porque le falta una pierna. El soldadito de plomo está enamorado de una bailarina de papel con una lentejuela en el vestido que también se mueve sobre una sola pierna. Al caer la medianoche, los juguetes cobran vida y es entonces cuando el soldadito y la bailarina pueden estar juntos. Sin embargo, el arlequín de la caja de sorpresa también está enamorado de la bailarina y consigue lanzar al soldadito por la ventana. Éste termina cayendo por una alcantarilla y dando al canal. Entonces, un pez se traga al soldadito. Sin embargo, el destino hace que el pez sea pescado y vendido a la familia de la casa del soldadito. Así el soldadito vuelve a casa con su bailarina. El final, sin embargo, no es feliz.

Este cuento enseña a los niños que a pesar de las circunstancias y adversidades (el soldadito tiene una sola pierna, termina en una alcantarilla, se lo traga un pez, etc.), uno puede ser capaz de conseguir lo que se proponga si pone el suficiente esfuerzo y empeño.

La historia del soldadito de plomo tiene su propia versión Disney en la película Fantasía 2000, en la que, en este caso, la historia de amor entre el soldadito y la bailarina goza de un final feliz. Otras versiones sustituyen los adornos que dejan los juguetes al fundirse en un corazón formado por la cera de ambos muñecos. En otras versiones, se cuenta que aunque los muñecos terminan fundiéndose, se transforman en estrellas en el cielo que brillan intensamente juntas.

Para leer más cuentos infantiles para niños de primaria accede a nuestra sección de Cuentos infantiles cortos.

¡Hay muchos más cuentos esperándote!