Los clavos

No son ninguna rareza,
los hay gordos y flacos,
largos y cortos,
y siempre les dan,
golpes en la cabeza.

Miguel Angel Ramos Oliete